Ciclo de conferencias «NUEVOS HORIZONTES»

Nuevas pautas de consumo en el siglo XXI: hacía un consumo cada vez más responsable y sostenible

El ciclo de conferencias, “Nuevos Horizontes”, organizado por Hispacoop, contó con la intervención de Dña. Bibiana Medialdea García, Directora General de Consumo, del Ministerio de Consumo, donde expuso la evolución de los hábitos de consumo hacía una tendencia más responsable y sostenible.

En la imagen se puede acceder a la conferencia de la Directora General de Consumo

Según la Directora General de Consumo, los cambios fundamentales que se han producido en el mundo del consumo están relacionados con la crisis ecológica, la crisis sanitaria, y el avance de la digitalización. Todos ellos se encuentran interrelacionados entre sí. Ambas crisis nos han mostrado la vulnerabilidad de las personas, aflorando valores como el autocuidado, y mostrando la fragilidad del sistema. La evolución de los valores de las personas consumidoras ha afectado a sus decisiones de compra. Por otra parte, la crisis sanitaria ha agilizado la digitalización, y ha posibilitado el avance hacia pautas de consumo más sostenibles. Pero la realidad es que este avance no es siempre “verde”. Existen muchos indicios del impacto medioambiental que está teniendo el consumo online. Debido a la crisis sanitaria las compras online han crecido de manera exponencial, teniendo como consecuencias: la huella de carbono de la persona que no se desplaza y le llevan las compras a casa; el sobre envasado de los productos online, que va en contra del consumo sostenible; la compra instantánea y compulsiva, que va en contra del consumo responsable; … Y otro dato a resaltar es que alrededor de un tercio de las compras online se devuelven.

Esta nueva situación ha provocado cambios en las pautas de consumo, hacía un consumo más responsable y sostenible, preocupándose más por el cuidado de la salud y el medio ambiente.

En esta línea, la tarea de las políticas públicas debe estar centrada en la formación de las personas consumidoras, con información relevante y fiable, con buena publicidad y etiquetado, para que tomen sus decisiones de compra. Porque de no contar con esa información para consumir de una manera más responsable y sostenible, corren el riesgo de tener información falsa y engañosa

La falta de información agudiza las desigualdades y camina hacia un contexto de mayor vulnerabilidad. La crisis sanitaria y climática golpea a los sectores más vulnerables. Están surgiendo nuevos colectivos más vulnerables, que no cuentan con herramientas adecuadas para beneficiarse de sus derechos y acceder a bienes y servicios. Aquí, los poderes públicos tienen el reto de proteger a los más vulnerables, garantizándoles información fiable.

Los mecanismos de control y supervisión son necesarios para ello. Por ejemplo, control sobre: la publicidad de los influencers en las RRSS, la publicidad sobre alimentación infantil, la publicidad de juguetes, …

La publicidad, además, es un escaparate de estereotipos sexistas. Los estudios dicen que hay un patrón claro de estereotipos de clara desigualdad que influye en los niños y adolescentes.

La autorregulación es mejorable, si se pueden endurecer, si los compromisos de empresas son más firmes.

La información tiene un papel clave para garantizar que las personas tomen decisiones responsables en el proceso de compra. Los poderes públicos tienen que avanzar para ejercer una protección eficaz, defender a las personas consumidoras, con políticas proactivas de promoción de derechos, formación e información suficiente para hacer valer sus derechos.

¿Se ha roto el consumo? Se dibuja un consumo partido entre consumidor vulnerable o consumidores de baja categoría, con bajo nivel de renta, y consumidores de primera categoría, con alto nivel de renta. El consumo no deja de ser la punta del iceberg, el sistema económico genera desigualdad. Estamos en una fase de cambio en la que está creciendo la desigualdad. Las personas consumidoras son un grupo heterogéneo, en el que hay diferencias, y por ello el papel de las políticas públicas es clave para acabar con estas desigualdades.

Como conclusión podemos destacar:

Papel crucial de la información como arma de «empoderamiento» para manejarse en el nuevo contexto y la responsabilidad de las políticas públicas en este sentido.

El consumo, entre la decisión individual y la política pública: no evasión de responsabilidades por parte de las instituciones.

Las políticas públicas en un ámbito (el de consumo) generador de desigualdades: tratar desigual a los desiguales. 

Aunque nos encontramos en un escenario de cambio, los mecanismos tradicionales aún son válidos, lo único es que hay que mejorarlos y utilizarlos de una manera más eficaz para ayudar a los más vulnerables.

Contáctanos

Rellena el formulario con tus datos.
Leave this field blank