HISPACOOP participa en la mesa redonda celebrada en Cooperativas Agro-alimentarias.

El problema de las fake news –noticas falsas- es cada vez más preocupante. Van creando corrientes de opinión entre los consumidores, hasta tal punto que pueden cambiar o modificar sus hábitos de consumo. Lo cierto es que las fake news o bulos siempre han existido, pero ahora, este tipo de noticias se caracterizan por la rapidez con la que se difunden, sobre todo, a través de las redes sociales.

 

El fenómeno de las fake news (noticias falsas) en el sector de la alimentación fue abordado el 30 de mayo, en una mesa redonda celebrada en el marco de la Asamblea General de las Cooperativas Agro-alimentarias de España. En ella se contó con la participación de Juan Julián García, vocal asesor de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, AECOSAN, Carmen Redondo, responsable del área de consumo de HISPACOOP, y César Marcos, periodista experto agroalimentario. El debate estuvo moderado por Angel Pacheco, presidente del Sector Vacuno de Carne y consejero de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

En las redes sociales como en Internet circulan contenidos y noticias falsas con el objetivo de crear alarmas, generar desconfianza o desprestigiar una marca, el origen del producto, o incluso, el propio producto. Actualmente el 30% de las noticias que se generan cada día son falsas y, de ellas, el 30% afectan a la alimentación. Lo peor es que este tipo de noticias inducen a error en los consumidores, lo que les lleva a cambiar o modificar sus hábitos de consumo. Así, los datos revelan que el 60% de los consumidores cambia sus opiniones sobre un determinado producto o sus decisiones de compra cuando tiene contacto con alguna de estas informaciones falsas.

Los expertos insistieron en la necesidad de estar alerta ante este tipo de noticias y contrarrestar su impacto buscando soluciones factibles. Los consumidores aceptan estas informaciones falsas cuando son congruentes con sus expectativas o creencias, o cuando consideran que la fuente de información es fiable. Por ello, la mejor herramienta para luchar contra las fake news es ofrecer información veraz, eficaz y suficiente a los consumidores, apoyada fundamentalmente por estudios científicos.

En el debate se puso de manifiesto la necesidad de mejorar la comunicación especializada y capacitar a los consumidores para contrastar la información recibida y desconfiar de aquellas fuentes no confirmadas. Abordar la desinformación es esencial, y por ello, el propio sector agroalimentario debe ser más proactivo, comunicar la calidad de los alimentos y establecer vías de comunicación con los consumidores, perdiendo el miedo a comunicar las cosas buenas que hace el propio sector.

Lo cierto es que pese a la continua proliferación de este tipo de noticias falsas en el sector de la alimentación, nos encontramos ante los mayores niveles de calidad y seguridad alimentaria de la historia. Nunca antes se ha comido tanto, tan bien y tan barato como ahora.

En definitiva, desde todos los sectores hemos de abordar este problema poniendo el foco de atención en la información correcta y veraz hacia los consumidores, para que desarrollen una mirada crítica y se cuestionen este tipo de noticas.

Contáctanos

Rellena el formulario con tus datos.
Leave this field blank