¿En qué podemos ayudarte?

Seguridad de los productos

¿Qué define a un producto seguro?

Que no presente riesgo alguno o únicamente los riesgos mínimos compatibles con el uso del producto.

Se tiende por cualquier producto que, en condiciones de utilización normal o razonablemente previsibles, incluidas las condiciones de duración y, si procede, de puesta en servicio, instalación y de mantenimiento, no presente riesgo alguno o únicamente los riesgos mínimos compatibles con el uso del producto y considerados admisibles dentro del respeto de un nivel elevado de protección de la salud y de la seguridad de las personas. Véase la ley.

Se entiende que cualquier producto comercializado en España es seguro si cumple con las disposiciones normativas que fijan los requisitos de salud y seguridad de obligado cumplimiento en España.

Por tanto, hay un deber de poner en el mercado productos seguros por los productores, y, en su caso, los distribuidores. Y los productores y distribuidores tienen la obligación de notificar a las autoridades competentes sobre los productos inseguros que ya han puesto en el mercado. Véase la ley.

¿Qué Autoridad controla y vigila la seguridad de los productos?

Las Administraciones públicas.

Son las Administraciones públicas quienes controlan y vigilan que los productos que son comercializados cumplan con todas las legislaciones aplicables para ser considerados productos seguros.

Dentro de la Administración pública autonómica serán los servicios de consumo los encargados de llevar a cabo estas funciones de control y vigilancia de los productos. Sin embargo, en el ámbito estatal será la Dirección General de Consumo del Ministerio de Consumo quien presta el debido apoyo técnico a la Administración autonómica.

Estas administraciones detectarán aquellos productos no alimenticios que no seguros a través de inspecciones de consumo o de denuncias, y tras evaluar que el producto no es seguro notificarán dicha información a las demás autoridades a través de la Red Alerta y procederán a retirar el producto inseguro del mercado.

¿Qué es la Red de Alerta? ¿Cómo se activa?

La Red Alerta es un sistema mediante el cual las administraciones intercambian información sobre la detección de productos no alimenticios que no son seguros.

Esta Red de Alerta constituye un instrumento adecuado para intercambiar y comunicar información sobre riesgos de los productos que se suministren a las personas consumidora, o bien, se pongan a disposición de las personas consumidoras y usuarias en el mercado.

A nivel europeo, el Sistema de Red de Alertas de productos de consumo no alimenticios se conoce como RAPEX  (Rapid Alert System for non-food dangerous products), y a nivel nacional se conoce como SIRI (Sistema de Intercambio Rápido de Información). Ambos tienen el objetivo de intercambiar información entre las autoridades encargadas del control del mercado, tanto nacionales, como comunitarias, ante la presencia de productos que puedan generar riesgos de seguridad para las personas consumidoras y usuarios, tratando de evitar que llegue a su disposición. El intercambio de información se genera mediante los puntos de contacto que forman una red.

En España disponemos de un punto de contacto nacional que corresponde al Ministerio de Consumo, y en cada Comunidad Autónoma también existe su punto de contacto. El Ministerio de Consumo ejerce como punto de contacto español del RAPEX comunitario y ejerce la coordinación del SIRI.

Esta red nacional se activa al adoptar por las autoridades competentes medidas respecto a la detección de un producto inseguro con el fin de restringir su comercialización o que el producto en cuestión modifique alguna condición específica para su correcta comercialización. Es importante garantizar a las personas consumidoras la seguridad de los productos que se ponen en el mercado y evitar posibles riesgos a la hora de hacer un mal uso de estos.

El sistema de Red de Alerta tiene dos ámbitos:

  1. Uno a nivel nacional en la que se produce un intercambio de información entre las autoridades de consumo nacional y de las Comunidades Autónomas (generándose notificaciones de las Comunidades Autónomas).
    Normalmente los productos inseguros son detectados a través de inspecciones de consumo o bien mediante las denuncias, y tras realizar una evaluación sobre el producto en cuestión, y notificar a las demás autoridades esta información, se procede a la retirada del mercado del producto inseguro. También, los productores y distribuidores tienen la obligación de notificar a las autoridades competentes sobre los productos inseguros que ya han puesto en el mercado para evitar posibles riesgos o problemas en la salud de los consumidores.
  2. Otro a nivel comunitario, donde las autoridades de los Estados miembros, por medio de los puntos de contacto nacionales, informan de ello a la Comisión Europea sobre las medidas adoptadas frente a productos que pueden generar un riesgo para la salud de las personas consumidoras y así proceder a su traslado al resto de Estados miembros (generándose las correspondientes notificaciones a nivel europeo).

¿Cómo puedo saber si un producto es inseguro?

Para saber si un producto no es seguro y por tanto no debería estar puesto a la venta para su comercialización, podemos acceder al listado nacional de los productos no alimenticios alertados.

Puede consultar la lista de alertas nacionales publicada en la página web del Ministerio de Consumo. A través de esta página web, puede hacer una búsqueda e introducir los datos sobre un determinado producto para conocer si ese producto es inseguro y, por tanto, está alertado.

Como la red de alertas también funciona a nivel europeo, puede consultar la lista de alertas en la Unión Europea para saber si el producto no alimenticio en cuestión es inseguro.

Siguiente 14.2 Electrodomésticos
Tabla de contenidos

Contáctanos

Rellena el formulario con tus datos.
Leave this field blank
Hispacoop-logo
logo-ministerio-consumo-web-780x470

El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Consumo, siendo su contenido responsabilidad exclusiva de la asociación beneficiaria.